Efecto Attractiveness. ¿La Bella o la Bestia?

Hoy me gustaría dedicar la entrada a una de mis temáticas favoritas, y de interés para una gran parte de la población: el appeal (el atractivo). Es una materia bastante ambigua, ya que después de muchos estudios científicos siguen sin tener las cosas muy claras. ¡Y eso es lo más guay de todo!

Siempre hemos creído que las personas son atractivas (o no) de forma constante, es decir, son seductoras porque tienen ese qué se yo que yo que sé que nos fascina. Pero ¿es siempre el mismo nivel hechizante, o varía en función de las personas con las que nos encontremos en ese instante? Por ejemplo, Bella es más atractiva al lado de la Bestia, pero ¿la consideras igual de guapa al lado de Irina Shayk? ¿Y si hablamos de la Bestia? Es anti sex appeal, aunque es un partidazo comparado con Paquirrín…

Un artículo publicado en la revista Psychological Science nos habla sobre ello. Y es en la Universidad Royal Holloway de Londres, al mando de Nicholas Furl, donde realizaron una investigación sobre cómo el atractivo de las personas se modifica en función del grupo de personas con el que te encuentres. Hablamos sólo de la visión de los demás sobre ti, no sobre tú mismo y tu auto-consciencia del atractivo que tienes, que eso es otro tema. La revista Muy Interesante nos lo explica fenomenal, así que no voy a rizar el rizo y adjunto el enlace.

E voilà, la conclusión es la siguiente: se juzga a las personas por su “contexto”. Si estás con un grupo de amigos que son percibidos como atractivos, resultarás menos atractivo para los demás, y viceversa. Es curioso, porque desde bien pequeño sabemos que tener amigos poco agraciados nos hace ser el guaperas del grupo, ¿por qué tanta duda ahora?

Pero fuera de las salas de investigación, mi propia reflexión me lleva hacia otro campo. Quizás, saber que mis amigos son más guapetes que yo me hace sentir más pequeño, más feote y eso cambia mi actitud hacia el mundo, y esa actitud se refleja hacia los demás, y los demás nos perciben como menos atractivos.

Por lo tanto, el sentirnos bien con nosotros mismos nos hace vernos más seguros, y esa seguridad nos ayuda a quitarle importancia a que tus amigos sean mejores o peores en el mundo del atractivo powerful, y nos hace tener una autoestima más alta, con lo cual somos capaces de cautivar a todo el que pase por nuestro alrededor.

¿Conclusión? Soy menos guapo pero más atractivo, no por mi físico, pero sí por mi comunicación no verbal y mi actitud.

¿Conclusión nº2? Sal con tus amigos sean más o menos atractivos que tu. La belleza está en el interior. Nace una ilusión, tiemblan de emoción, Bella y Bestia son.

¡Nos leemos pronto!

By Elisabeth López.

Fuentes:

Fotografía:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s